Los discos duros y SSD son herramientas de almacenamiento principales de nuestro ordenador. Sin embargo, pese a que tienen una durabilidad relativamente buena, en su momento tienden a partir al cielo informático. ¿Sospechas que tu disco duro está dañado? Te dejamos las claves para identificarlo, repararlo o cambiarlo a tiempo.

Recuerda que, incluso en algunas ocasiones, lo ideal es cambiarlo o repararlo lo más pronto posible para evitar la pérdida de datos importantes que tengamos en la PC o laptop. ¡Vamos allá!

¿Cómo puedo saber si mi disco duro está dañado?

Existen diferentes herramientas que nos ayudan a identificar un disco dañado. Sin embargo, existen indicadores que nos dan una idea de que algo no va bien. Y es que, un ordenador es más o menos como el cuerpo. Si duele, es porque algo está pasando.

A continuación, os dejamos algunos factores que pueden estar causados porque el disco duro está dañado:

Ruidos extraños

Los discos duros en general, emiten un ruido que más o menos puedes escuchar, tanto en el arranque, como durante el funcionamiento de la misma. Cosa contraria a las unidades de estado sólido (SSD).

Esto se debe, a que los discos duros cuentan con partes móviles y un cabezal, que emiten ruido conforme se graban o leen datos. Hasta ahí, todo bien, pero el problema se da cuando los ruidos van más allá.

Claramente, el SSD entonces no podrá ser diagnosticado por sonido, pero el HDD sí. En general, cualquier ruido «fuera de lo normal» es suficiente para ponernos en alerta, pero en particular, hay algunos ruidos que son sumamente comunes, como por ejemplo, los que están en el vídeo a continuación. Os recomendamos usar audífonos:

Cada sonido puede identificar diferentes niveles de falla, aunque una de las más comunes, que se presenta en los primeros 3 sonidos, es el de una falla en el cabezal de lectura del disco duro. Sin embargo, algunos de estos sonidos, pueden ser un poco más complejos todavía.

Otro sonido muy frecuente, es el de una «falta de potencia», como subidas y bajadas en la velocidad de revolución del disco. Esto puede presentarse por fallas en el motor del disco duro.

Lamentablemente, este tipo de fallas son las más críticas, ya que se trata de fallas mecánicas, que no se pueden resolver tan fácilmente, y que a menudo se ven relacionadas directamente con un cambio del disco duro obligatorio.

Uso injustificado de los recursos

Si un día decidimos hacer un respaldo de toda la información de nuestro disco, a uno nuevo, es totalmente normal que los recursos se agoten rápidamente, pero si tu disco no está en uso, y de la nada tus recursos bajan… Algo no va nada bien.

Para comprobar qué tan bien se están consumiendo los recursos en nuestro ordenador, nos vamos al escritorio, y seguimos los pasos a continuación:

como leer un disco duro dañado
  1. Cierra todos los programas que tengas abiertos
  2. Presiona el acceso directo Windows + X
  3. Selecciona la opción «Administrador de Tareas»
  4. En la pestaña Rendimiento, verifica cómo va el consumo de tus discos duros

Obviamente, el sistema operativo, consumirá ciertos recursos de tus discos duros incluso si solo estás con el navegador abierto, y el reproductor. Sin embargo, este tipo de tareas no deberían consumir cantidades ridículas.

Cifras mayores a un 10% por este tipo de tareas, pueden ser estimadas como un disco duro dañado, o por lo menos con fallas críticas.

Ralentización del sistema

Nada como el primer día de uso de nuestro ordenador. Luego, con el paso de los años, sencillamente va perdiendo esa vitalidad, y potencia que generalmente tenía. Ahí vamos viendo pérdida en la velocidad del sistema.

Sin embargo, muchas veces, esta falta de velocidad se puede dar por nuestro disco duro ¿Lo sabías?

Si a la hora de transferir archivos, el tiempo de respuesta es ridículamente lento, o lo mismo al ejecutar programas que antes iban bien, posiblemente sea una falla de disco duro.

Pantallazo azul de la muerte

Todos conocemos el tan «no deseado» pantallazo azul de la muerte de Windows. Este se puede deber a muchísimos tipos de errores, pero en general, cada pantalla azul, deja un código de error. Si lo googleamos, nos dará la fuente del problema.

En el caso de que nos marque que es el disco duro, es probable que ya no podamos seguir usándolo, y sea hora de cambiar a uno nuevo.

Calentamiento

En general, los discos en mal estado, tienden a elevar su temperatura más fácilmente, incluso llegando a niveles que rozan lo insano, y poco seguro. Si notas que tu disco duro se calienta demasiado, es un indicador de buena gana, para cambiarlo por uno nuevo, o pedir garantía.

Por lo general, los discos funcionan en una temperatura aproximada de 50°C.

Software especializado para saber si mi disco duro está dañado

La manera más sencilla de saber si el disco duro está dañado, es usar un software de análisis de discos. En el mercado hay bastantes, incluso gratis, pero uno de los mejores es CrystalDiskInfo. Solo sigue los pasos a continuación:

  1. Ingresa a esta página web
  2. Selecciona la opción CrystalDiskInfo Standard Edition
  3. Conecta los disco duros a analizar (en caso de que no lo estén todavía)
  4. Deja que se descargue el programa, y ejecuta la aplicación
  5. Ahora, cambia entre pestañas (si tienes varios discos duros) para ir analizando los detalles de cada uno

Existen varios puntos que deberás comprobar con ayuda de esta aplicación. Entre ellas se encuentran:

  • Horas de encendido: En promedio, los discos duros tienen una capacidad de unas 20.000 horas de encendido. Es decir, que si vuestro disco tiene más horas… Empezad a poner dinero en el chanchito para uno nuevo. En mi caso, me siento afortunado, porque mi disco tiene más de 30.000 horas de uso, pero como notáis, ya está en condiciones de cambio inmediato.
  • Número de sectores pendientes: En algunas ocasiones, áreas del disco se echan a perder, y se deben corregir. En este caso, tendremos que usar software de recuperación para recuperar estos sectores del disco duro.
  • Número de sectores no corregibles: Los sectores no corregibles, son los que están completamente dañados del disco, y a los que no se puede acceder. Mientras más existan, más inutilizable se vuelve el disco.
  • Temperatura: En general, ya os comentábamos que los discos suelen trabajar a unos 50°C. Temperaturas más altas que esto, no solo son peligrosas para el disco duro, sino también para el ordenador, y su usuario. Como máximo tope, debería mantenerse por debajo de los 70°C.
  • Número de reintentos de giro: Obtener reintentos de giro, puede suponer un problema mecánico grave e irreparable.
  • Tasa de errores de escritura: También es un indicador de la salud de nuestro disco, que identifica cuántos problemas hemos tenido al intentar escribir en el mismo.

¿Se pueden recuperar los datos de un disco duro dañado?

La respuesta rápida a esta pregunta es sí. Sin embargo, se trata de un proceso caro, y que requiere de personas especializadas. Obviamente, el servicio no es nada económico por lo que requiere, ya que no se hace uso de software, y una vez obtenidos los datos del disco dañado, se desecha.

Por esta razón, lo ideal es que identifiques si el disco duro está dañado a tiempo para realizar un respaldo en su momento.

Deja una respuesta